miércoles, 21 de abril de 2010

DESIERTOS










En su desierto el comienzo no es posible se hace tarde para reciclar su condón explotado su sida mudo su silencio de costumbre su anorexia SUICIDIO AVISADO En su desierto el comienzo no es posible sus aguas contaminadas sus hambrunas sus niños des-membrados huérfanos de madre y padre En su desierto el comienzo no es posible su Lorenzo muerto sus 40 días Islandia grita sus cenizas violando sus manchas imborrables En su desierto el comienzo no es posible se prostituye a los diez años tiene una inmensa sed y un solo ojo en su rostro … su hijo Agar sigue siendo esclava NO HAY PARAÍSO

1 comentario:

Marisol dijo...

Sí, hay momentos donde el corazón de millones de seres humanos es un gran desierto.
Te dejo un cordial saludo berlinés.