jueves, 9 de abril de 2009

Jitanjáforas con mi Madre


El Santo Rilo era guardado entre los bequos antiguos de mi madre que suspiraba soquitos y besaba sus recuerdos escritos con porolos. Esa tarde traje mi gal mas reciente y me puse a escribir alcirios. Lloramos y reímos como lanaceas y terminamos bebiendo un centiguo que nos puso a decir fitos toda la noche.

3 comentarios:

Helen Maran dijo...

que bello mi amiga, por problemas de bloger no estaba en tus seguidores ahora esta arreglado, me llevo algo de namaste de regalo para nombrarte esta noche en los premios que voy entregar por la 20.000 entradas besos y espero otra torta amigota, desde Puerto Rico.Helen.

Silvia Beatriz dijo...

Resulta hermoso imaginar que quieres decir en cada oración. Me encanta.
Besos

Lourdes Maria dijo...

Curioso lenguaje,no le entendi a muchos bocablos pero me parece muy hermoso. Saludos!LM