lunes, 16 de febrero de 2009

Nadando de espaldas...


Nadando de espaldas veo como el cielo me observa y sus nubes recorren mi horizonte marino.

Las gaviotas de la tarde asoman sus picos para ver aquel cuerpo que flota y medita en el mar
del poniente. Bajo mi espalda peces multicolores
trazan mi ruta. La costumbre de vernos nos acompaña y al mismo tiempo es tan nueva cada día.

Mis brazos giran uno primero, otro, después...símbolos de la rueda de la vida que en infinitas brazadas aletean aplaudiendo el momento presente. Mis ojos cual centinelas del atardecer reciben los últimos rayos rosados y se
sumergen en un sueño de infinito amor.

4 comentarios:

Helen Maran dijo...

Querida amiga, mi visita hoy, es para decirte que te espera una sorpresa en mi blog, que la disfrutes, feliz domingo, un gran abrazo de Helen desde Israel.

Supermamá dijo...

Con semejante sueño mas vale no emerger...y quedarse en las profundidades de eso que se llama amor.

Un abrazo

:: Noisexx :: dijo...

olaaa
que genial escritooo
demaciado bello
y tu musica de fondo
es lo mejorr
me gusto mucho

espero estes biennn y un abrazo

Poeta de Luna dijo...

Pecioso.. yo estoy con Supermamá mejor quedarce en el fondo y no emerger jamás..

Besos y abrazos!!