jueves, 19 de noviembre de 2009

Ensayo a mi Inocencia




Y una voz me contesta:
Eres el más inocente de los inocentes. Bufón de Dios, poeta. Gastón Baquero
Ensayo a mi Inocencia

Agradezco a mi cuerpo, la vida que a través de él se manifiesta. Agradezco su amor y su cariño infinito. En él, mi espíritu se mueve, habla, llora, ríe, se expresa. Mis pies largos, sostienen sobre la tierra este cargamento de pensamientos, que hace de mi existencia, una experiencia única. Vivo despierta y consciente, este día de hoy.
Camino a mi ritmo, un ritmo amigo, más lento, más observador, más sensible a escuchar mi propia voz.
Mis muslos tostados por el sol, se pasean entre playas transparentes y azules. Sus poros tienen historias que contar, rodillas flexibles, dispuestas a seguir cargándome por el tiempo que aquí me quede. Los ojos del mar me llaman a abrazarlos varias veces por semana. Vivo en el paraíso de Isla que he creado.
No soy inmortal. En este cuerpo que conozco, soy vientre que alimenta esta existencia, con palabras comunes, que me buscan y me salvan. Se asemejan a un gusanito, que se va haciendo grande y te crece por dentro. Me hace observarme por largas horas y siempre tiene hambre. Una vez el gusano crece, toma posesión de ti y detrás de las costillas, escondido en la cintura, comienzan como cristales de seda, a salir unas pequeñas alas. Pequeñas venitas, de cuyo pulso sale la voz de alguien sin género, lo mismo puede escribir como hombre, que de mujer, que de niña huérfana, o deambulantes.
Ese gusanito cuando escribe le presta su voz a mi cuerpo ¿Y esa soy yo?, me pregunto para reconocerme. Nació la niña inocente, la que murió a los doce años, la estoy resucitando poco a poco, en mis diarios. En mis ratos de silencio me encuentro con ella y dejo que se sane y escriba. La niña-mujer, la niña desmembrada, la de campanas nocturnas, ha regresado.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

la nena de doce anos que deje de ver cuando se embarco al viejo mundo ha re-aparecido y me siento tan feliz de re-encontrarla. ese gusanito ya paso a crisalida y pronto a mariposa!
carinitos
Lizzie

Marisol dijo...

Deja que esa niña siga viviendo en tí.
Un placer haberte leído.
Recibe muchos saludos berlineses.